Alejandro Cañada

cabeza alejandro

Alejandro Cañada Valle, pintor, grabador y profesor. Nació en Oliete (Teruel) en 1908 y murió en Zaragoza en 1999 a los 91 años de edad.

Alejandro Cañada fue un referente en el arte aragonés del siglo XX, no sólo por su reconocimiento como pintor sino por la labor docente que llevó a cabo durante toda su vida y que sirvió para formar a otros valiosos artistas aragoneses contemporáneos.

Familia
Fue tercero de los hijos en el matrimonio de Vicente Cañada y Adelaida Valle, que regentaban un pequeño comercio. Su madre, que era pianista le inculcó la formación artística, de ahí que a los 12 años fuese nombrado organista de la iglesia de su pùeblo. Se casó; tuvo varios hijos y dos de sus hijas Mariángeles y Nati Cañada Peña son también reconocidas pintoras. También tiene nietos que son prometedores artistas. Tanto Nati como Mariangeles, han retratado a multitud de personalidades, entre los que destaca la familia real.

Formación
En 1926 se convocó en la Diputación de Teruel una Oposición para una Beca de Pintura en Madrid. Cañada ganó la beca y se pudo trasladar a Madrid a estudiar en la Escuela Superior de Pintura y Grabado, donde tuvo muy buenos maestros. Obtuvo al final 12 matriculas de honor y dos premios extraordinarios.

Docencia
Al finalizar sus estudio, Cañada fue, durante breve tiempo, profesor de Perspectiva en la Escuela Superior de Madrid, pero al iniciarse la Guerra Civil regresó a su pueblo natal donde ejerció de maestro. Estuvo a punto de ser profesor de Instituto, pero la Guerra Civil lo impidió. Cuando acabó la guerra se trasladó a Zaragoza y trabajó dando clases de dibujo en varios colegios. Cañada tenía la idea de tener un Estudio propio con alumnos y en 1946 lo montó en su domicilio. Actualmente, el Estudio Cañada, sigue formando grandes pintores, de la mano de su hija la pintora y profesora María Angeles Cañada Peña. El Estudio Cañada sigue siendo la más destacada academia de artistas plásticos de Aragón.

Restaurador
Tras la guerra, fue el restaurador oficial del Museo de Bellas Artes de Zaragoza

Trayectoria artística

Mural del aeropuerto de Zaragoza.jpg
Mural del aeropuerto de Zaragoza.

Su obra se inscribe en el periodo de transición entre el abstracto y el arte figurativo y bebe de una tradición mediterránea que en Zaragoza también representó Marín Bagües. Fue un destacado muralista, realizando los murales del Aeropuerto de Zaragoza. Como grabador trabajó el aguafuerte con una línea depurada y diversidad temática. Como pintor se pueden marcar diferentes épocas dentro de una dilatada carrera artística. Desde 1965 se deja entrever su especial surrealismo cuando comienza a pintar su gran pasión que son las rocas. Volúmenes fuertes, rasgos pétreos, poca suavidad en las formas que dan cuerpo a sus figuras rocosas. Durante la década de 1970, vivió inmerso en retratos sobre grandes personajes del siglo XIX. Tuvo gran éxito la serie Alfabetos, basada en rostros expresionistas que reflejan los vicios y virtudes del ser humano. En la década de 1980 nacen los definidos como cuadros-joya, una segunda época mucho más breve sobre las rocas y la serie titulada Buscando el color, basada en paisajes inventados con minerales de fuerte color y un personaje que descubre insólitos secretos de la naturaleza. Su obra se cierra con la etapa titulada Retratos imaginarios.

Biografía

La doctora en Historia del Arte Mª Isabel Sepúlveda ha escrito una biografía titulada “Alejandro Cañada: pintor y maestro de una época“.

Academias

  • Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis de Zaragoza.

Legado
El Museo de Teruel posee una selección de obras que el pintor donó a la Diputación Provincial. Todo ello en agradecimiento por la Beca de Pintura que la Diputación de Teruel (DPT) le concedió en su juventud.

 

Reconocimientos honoríficos

  • Sus alumnos le dedicaron un homenaje en 1983 en la Lonja de Zaragoza, en reconocimiento a su dilatada experiencia como docente.
  • En 1983 el Ayuntamiento de Zaragoza le concedió el título de Hijo Adoptivo de la ciudad.
  • En 1988 recibió de la Diputación General de Aragón el Premio Aragón a las Artes,
  • En 1988 recibió también la Cruz de San Jorge de la Diputación de Teruel, el diploma al mérito en la arquitectura de la cátedra Ricardo Magdalena y el premio Aragón-Goya.